Haz Memoria. Migraciones

Haz Memoria. Migraciones

Dentro de la campaña «Haz Memoria«, que promueve la Iglesia española, esta semana toca ser conscientes de lo que tanta gente de bien hace en la Iglesia en el terreno de las migraciones. Ser conscientes y compartir esa conciencia.

Comparte la imagen con el mensaje en redes y entre tus contactos

La aspiración a mejorar la propia vida o a garantizar las condiciones para una supervivencia digna es legítima. Todos deseamos permanecer en la tierra en la que hemos nacido, pero no siempre es posible. Los inmigrantes llegan a los países de acogida por los cauces previstos para poder realizar una integración que va más allá de la simple acogida y pasa por la protección y la promoción personal. Al mismo tiempo, cuando se dan condiciones repentinas y graves también resulta conveniente facilitar los trámites para esa inmigración.

Comparte el mensaje en redes y entre tus contactos

Las catástrofes humanitarias o las guerras ocasionan un desplazamiento de personas que tenían un modo de vida establecido que, repentinamente ha desaparecido. En estos casos es necesaria una mirada amplia que responda eficazmente a las necesidades urgentes que se suscitan, atendiendo a la dignidad de cada persona y mirando al que sufre desde el respeto y la misericordia.

Comparte el mensaje en redes y entre tus contactos

La Iglesia propone una acogida inmediata de todos los que se ven obligados a salir de su país para proteger su integridad personal o su propia vida. Pero el proceso no se acaba en una simple acogida. Al mismo tiempo que se acoge debe protegerse a la persona de todas aquellas causas que ocasionaron la inmigración: la pobreza, el hambre, la violencia,… Una vez que se han resuelto las condiciones básicas de vida, es necesaria la promoción de la persona. Permitirle acceder a los cauces de promoción personal y humana que rigen en la sociedad que acoge: de manera especial garantizar el derecho a la educación y a los recursos básicos.

Comparte el mensaje en redes y entre tus contactos

El proceso termina con la integración de las personas en la sociedad en la que viven, aportando su propia experiencia vital, sus conocimientos, sus tradiciones. Se produce así un enriquecimiento cultural que se ha vivido en la historia a partir de cualquier movimiento migratorio.

Comparte el mensaje en redes y entre tus contactos

Entre el material de esta semana, junto al texto y un breve vídeo de síntesis, encontrarás tres preciosos testimonios:

  • Mohamed Ikissane, un chico que llegó a España hace cuatro años oculto entre los bajos de un camión y que ahora es uno de los cerca de trescientos voluntarios que realizan labores de acogida en la Parroquia barcelonesa de Santa Ana, en pleno centro histórico de la ciudad.
  • Fidel Molina, diácono permanente de Vitoria, coordina el programa Berakah, que desde hace 15 años atiende a realidades marginales con personas especialmente vulnerables.
  • Hilda Vizarro, una Peruana tan implicada en la problemática de las migraciones y la importancia de la integración de los migrantes que es precisamente la delegada diocesana de migraciones.
¿Qué es «#HazMemoria»?
Es una iniciativa de la Iglesia Española para hacer visible el papel de los cristianos en la sociedad.
¿Cómo se desarrolla?
Desde el 6 de abril y durante 12 semanas visibiliza la vida de la Iglesia en los más variados ámbitos de su trabajo diario: desde el anuncio del Evangelio a la actividad socio sanitaria, desde la acogida a los enfermos a la catequesis de niños y jóvenes, desde la celebración de la eucaristía a la compañía a presos o mujeres abandonadas. Y esta semana, la sexta, toca precisamente Migraciones.
Mediante textos y testimonios da a conocer el trabajo de centenares de miles de personas que, desde su compromiso cristiano, entregan lo que tienen para el bien de todos: su tiempo, sus capacidades, sus donativos, sus bienes,… incluso la vida entera. Somos conscientes, como dice Francisco, de que hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece, pero estamos seguros de que lo más valioso es el bosque crece, que da frutos, que lleva a cabo lo que se espera de él, en silencio, sin prisa pero sin pausa.
¿Cómo puedo colaborar?
Accediendo cada semana a la página de nuestros obispos donde está toda la información y haciendo correr el mensaje entre tus conocidos o en tus redes, si eres alguien activo en ellas. Para ello puedes servirte de las imágenes con mensaje que encontrarás allí y que puedes difundir entre tus contactos o entre la gente que te sigue.